Historia del Método Benozzi®


Cuando empecé a estudiar oftalmología en el año 1977, había un lugar ideal para formarse, ese lugar era Bélgica, donde se discutía críticamente cómo se debía curar a los pacientes en todo el mundo.

Rusia y EE.UU trabajaban separadamente y el profesor belga Jules François, se ocupaba entre otras cosas, de unificar los criterios de ambas potencias.

En aquellos años los oculistas no pensábamos en otra alternativa que no fuera el uso de anteojos para tratar la presbicia, por el contrario, estábamos muy contentos con esa forma de solucionar el problema de ver mal de cerca.

Sin embargo, aunque parezca difícil de comprender, ya existían medicamentos que podían solucionar la presbicia, pero se usaban para otras enfermedades.

Mi primer maestro, en el Hospital Durand, el profesor Gustavo Piantoni, me ayudó a obtener en 1978, una beca para trabajar con el profesor Jules François en Bélgica.

A partir de ese acontecimiento me convertí en su discípulo, oftalmólogo, investigador y crítico de la actividad médica en general y oftalmológica en particular.


Comienzos del nuevo Método

Con el profesor Victoria, trabajamos duro y publicamos numerosos artículos de investigación médica. Entre las diferentes drogas que usábamos en los experimentos figuraba el principal componentede este descubrimiento para tratar la presbicia sin anteojos ni cirugía.

En 1999, veintidós años después, comencé a padecer presbicia, se me ocurrió que esa droga que había utilizado para curar otra enfermedad y que provocaba un mejoramiento de la visión cercana, pero que empeoraba la visión de lejos y de media distancia, podía ser la solución.

Si lograba modificar la acción del medicamento para que no empeorara la visión de lejos y de media, manteniendo la función para ver de cerca, podría evitar el anteojo y ver cómodamente en todas las distancias como cuando era más jóven.

Ese mismo año logré el objetivo y comencé a tratarme a mí mismo, a mis colegas y mis amigos con una mezcla de medicamentos que ya se usaban en la oftalmología desde los años 60 para tratar otros problemas.


Resultados

Los resultados fueron maravillosos: no sólo no usábamos anteojos, sino que la presbicia, que librada a su evolución es progresiva, en todos los pacientes tratados con nuestro medicamento, se había detenido.


Formalidades

Después de muchas modificaciones y puestas a punto, en el 2003 decidí asociarme con una Fundación Universitaria española para costear los gastos del desarrollo de un colirio y de su patentamiento en Europa y EE.UU, quedando registrada a mi nombre.


Después de Europa, EEUU y Japon.

En el año 2006 el European Patent Office aceptó y publicó la patente en Europa.

En el año 2013 el United States Patent and Trademark Office publicó la patente en EE.UU.

En el año 2015 se logró la concesión de la patente de Japon.